You Were Never Really Here ★★

Jonathan Ames lo contaba con palabras en lugar de con imágenes. La apuesta autoral torpedea el material original, dando una vuelta interior que se agradece por momentos para terminar en el tedio absoluto.
El desenlace añadido (el relato no acababa) falla por partida doble.
El relato de Ames tampoco terminaba muy bien, pero su escasa extensión y la velocidad imparable de acontecimientos lo hacía mucho más vibrante, sin tiempo para el bostezo.
Una de las decepciones personales de este año.

Kiko liked this review