Vertigo ★★★★½

En manos de manos de cualquier otro director esto habría sido un desastre, pero en las de Hitchcock Vertigo se erige como un thriller modélico (aunque quizás un poco más largo de la cuenta), con varios plot twists tremendamente efectivos y una cinematografía espectacular (aunque no tanto como Kim Novak, que lo suyo en esta película es de no creérselo). Sin embargo, creo que lo más interesante es que probablemente sea una de las cintas más autoconscientes del genial director inglés, una en la que proyecta sin tapujos en el personaje de James Stewart muchas de sus obsesiones y miedos, y en la que deconstruye de forma magistral la figura del héroe, alterando totalmente nuestra percepción y juicio del mismo a lo largo del metraje.