Avengers: Endgame ★★★★★

Tras la triste conclusión de cierta otra saga a la que aprecio mucho, quería empezar el año nuevo con una película que me transmitiera energía positiva, y me pareció una buena forma de empezar en lo alto. Y en este nuevo visionado (no se si el cuarto o el quinto, ya), no me ha decepcionado para nada, más bien al contrario.

Volviendo a ver la película, recuerdo que algún amigo me comentaba que tras el epílogo, la primera hora se le hacía algo pesada. Yo, personalmente, creo que no se valora lo bastante lo bueno que es el primer acto de Endgame, lo genuino de la devastación emocional que transmiten todos los personajes. El impacto de la batalla final no sería tan efectiva si no hubieran invertido tanto tiempo en esta parte.

Y su segundo acto sigue siendo delicioso, por lo mucho que ayuda a aliviar la tensión dramática del 1er acto, sin perderla, y por el rápido y gozoso recorrido por lo que ha sido el Universo Cinemático Marvel en los 10 años previos. Igualmente necesario para cocinar el acto final.

Es por todo lo anterior, por el tiempo de preparación que se toma, como cuando se prepara un buen plato, si me perdonáis el simil gastronómico, por lo que el tercer acto de la película es tan formidable. No solo por la ejecución de la acción y los efectos especiales, sino porque sufres con cada golpe y padeces con cada sacrificio, gracias a la preparación de los 2 actos previos... y a las otras 20 películas.

Cada vez que veo Endgame tengo un momento favorito distinto. Hoy ha sido la charla final de Sam, Bucky y Steve. Viéndola otra vez es evidente que Buck sabe lo que va a pasar y Sam no. (Por cierto, deseando ver la serie de Halcón y Soldado de Invierno).

Pero mi momento más emotivo ha sido llegar a los créditos, con todo ese imposible reparto, y pensar en todo el esfuerzo para llegar hasta aquí, y que gran resultado. Este año hemos visto más de una vez lo fácil que es que una saga se tuerza en el último tramo. Pero ENDGAME no se limita a hacer la vuelta de la victoria. Arriesga, hace evolucionar a los protagonistas, a costa a veces de cambiar el aspecto icónico de personajes que llevan medio siglo dando vueltas. No es que renuncie al fan service ese, Odín sabe que de eso hay mucho en Endgame. Pero no es a costa de la historia, sino perfecta y laboriosamente integrado en el guión. Por eso la película triunfa al final, donde otras fallan miserablemente. Como el Capitán America en esta película, tienes la sensación de ENDGAME que no solo gana al final, sino que _merece_ ganar, porque lo ha dado todo.

(Para terminar, ya que estoy, no quería dejar de mencionar a la responsable de la mayor parte del casting del UCM, Sarah Halley Finn. Ella apostó por Downey JR, Evans, Hemsworth, Cumberbatch, Larson, Ruffalo, Holland. Sin ella, las pelis Marvel no serían lo que han sido. Genuflexión...)

Luis F. liked these reviews