The Prophecy ★★★½

Recuerdo que cuando la vi en cines en el momento de su estreno, siendo yo un adolescente, fue una de mis películas favoritas por su toque de terror con ángeles y ese tono de discurso religioso chungo que da el desierto americano. Cuando la volví a ver años después se me hicieron más evidentes sus carencias: el alto componente camp, lo prescindible de sus protagonistas humanos y lo disparatado de su argumento. Queda, eso sí, una estética envidiable y el que probablemente sea uno de los personajes más carismáticos de Christopher Walken, que con su Arcángel Gabriel/estrella de rock se come la película. Pese al bajón, sigue siendo un auténtico placer.