His House ★★★★½

Estamos viviendo el auge de dos subgéneros del horro que, las más de las veces, confluyen. Por un lado, está el “arthouse horror”, cintas en las que los realizadores se cuidan de crear no sólo una peli de espantos, sino una pieza de arte cinematográfica, con dirección de cámara y fotografía de calidad tal que no le piden nada a las obras de los festivales mamalones. Las filmografías de Robert Eggers y Ari Aster son de los mejores ejemplos.

Por otro lado está el “social horror”, de no menor calidad estética, pero más enfocado a construir el horror con tópicos sociales, políticos y culturales de actualidad. El cine de horror siempre ha reflejado la cultura de sus tiempos; en el cine de zombis, a menudo se entienden éstos como metáforas de problemas como la pérdida de una mente propia en un capitalismo alienante. Pero esta nueva tendencia no sólo usa metáforas: los problemas sociales aparecen como parte del horror. Así, “The Babadook” nos habla de la depresión; “Get Out” del racismo sistémico, y “The Invisible Man” de la violencia de género.

“His House”, ópera prima de Remi Weeker mezcla las dos tendencias. Cuenta la historia de una pareja de refugiados sudaneses que huyen de la guerra civil en su país y piden asilo en Inglaterra. Al horror de la violencia en la antigua colonia británica, al horror de la mortal travesía a través del mar, y al horror del racismo y la xenofobia en un Reino Unido post-Brexit, nuestros protagonistas tendrán que sumar una presencia supernatural que los acosa.

Así, la tensión de la cinta proviene no sólo de la violencia real a la que los personajes están expuestos, sino además de una perturbadora imaginería de horror surrealista que nos hace sentir de inmediato inmersos en una pesadilla.

Uno de los aspectos que me pareció más interesante de esta película es cómo los protagonistas reaccionan a la presencia de lo sobrenatural. Dado que tienen una cultura distinta a la occidental, tienen referentes que les permiten comprender lo ultramundano y relacionarse con él de otra una forma única.

Véanla de noche con las luces apagadas. Cuenta con mi sello de garantía: hace mucho que una peli no me hacía gritar.

Más pelis de esta tendencia: letterboxd.com/MaikCiveira/lists/