The Willoughbys ★★★★½

¡Me encantó! Tiene todo lo que desde chamaco siempre me gusta en una historia infantil: mucha extravagancia y humor negro, un poco como lo que habría hecho Tim Burton en sus buenas épocas. Es de esas películas para niños que no temen caminar los derroteros oscuros de la vida, ideal para chiquillos perversos.

Los hermanos Willoughby viven en una mansión que parece sacada de "Los locos Adams". Excepto que sus padres, si bien están muy prendados el uno del otro, no tienen nada más que desdén por los pequeños. De modo que ellos simplemente deciden deshacerse de sus desatentos y odiosos progenitores, mandándolos a un viaje del que esperan que no regresarán.

Sólo con esa premisa tan torcida tienen un vistazo de la clase de peli que nos espera, más cerca de "Una serie de eventos desafortunados" que de las bonitas fábulas de familias cariñosas que enseñan sobre los buenos valores y que el amor todo lo puede.

Además, es una de las narraciones más originales que he visto en años, con una trama que se va desarrollando con un montón de sorpresas y giros inesperados. Y está chistosísima. La animación es estupenda, y súper dinámica. Me parece que borraron el efecto "blur" para dar la sensación de stop motion a los personajes. El diseño de los mismos, y de toda la producción, está precioso. Súper recomendada.