Revenge ★★★

NOTA: No me atrevo a ponerle corazoncito porque me ha dejado un tanto dividido.

NOTA 2: El montaje del director curiosamente es más breve que el comercial, y resulta gracioso que prescindiendo de apuntes resulte más rico en implicaciones.

Dicho esto, el argumento es mínimo y Tony lo desarrolló con más puntería en "Man On Fire", con la que guarda muchísimos paralelismos, y no me limito aquí a la ambientación mejicana. Costner aún hacía de guaperas autosuficiente, lo cual recorta el alcance de su personaje, pero a cambio tenemos un lirismo arrebatador y un clima de tragedia inminente que no suelta al espectador.

Podría haber sido una gran película de no haber tirado tanto de la brocha gorda, culpa de un guión vago y rácano. Pero es Tony Scott haciendo lo que mejor sabe hacer: dinamizarlo todo, mimar la estética, folletearte los sentidos con su montaje frenético, incluso aquí, en una historia de amor prohibido.

Luego que si Michael Bay es un lerdo, cuando es quien mejor ha sabido canalizar la influencia de Tony Scott.

Merece la pena revisarla ahora por el contraste que genera.