Parasite ★★★★½

Un filme casi perfecto dentro de su propio mérito.

No quiero invertir mucho tiempo mencionando lo obvio, otros reviews ya deben haber recalcado el gran valor estético de la película, donde el nivel de detalle es impresionante, desde las locaciones, la producción de arte, la puesta en escena, la actuación, el ritmo, el guión, etc.
Lo que más puedo destacar de los filmes de Bong Joon-ho es que son obras que uno puede ver varias veces y seguir asombrándose por la gran cantidad de detalles dentro del cuadro, es realmente sublime y creo que habla bien de la posición del cine surcoreano en la actualidad.
Al momento de escribir esto, no he visto todos los filmes de este director, pero dentro de lo que sí he visto, sin dudas esta ha sido la obra que más me ha gustado, creo que a diferencia de Okja y The Host, en Parasite, Bong Joon-ho no se ve limitado por los efectos especiales y nos sentimos mucho más cercanos a la realidad de la película.
Más allá del gran trabajo técnico, lo que destaca de la película es su tono fluctuante que avanza de manera vertiginosa entre lo bizarro, lo morboso, lo oscuro y la comedia, lo situacional y entretenido, esto se ve reflejado en sus otras películas y creo que es aquello a lo que se refieren otros críticos cuando mencionan que el director ha creado su propio género cinematográfico.
Aún así mantengo un conflicto personal con los filmes de Bong Joon-ho, ya que siento que los mensajes de sus filmes, es decir aquél centro dramático que la da vida a sus personajes (y que siempre sale a flote en una escena particularmente reflexiva), me resulta deshonesto. A lo que me refiero con esto es que tengo la impresión de que el drama de sus filmes, solo cumple la función de agregar una profundidad a sus historias que finalmente no se ve justificada. En el caso de parasite, pareciera ser que el centro dramático radica en la pobreza y las diferencias de clases, incluso volviendo aquél tema un punto de reflexión para el espectador, pero los personajes que se ven envueltos en este drama no se desarrollan lo suficiente para ser realmente un pilar de empatía, resultando en una conclusión donde personalmente, me sentí indiferente, lo mismo me ha ocurrido con Okja, en donde los personajes rayan entre lo absurdo y lo propagandístico haciendo que no pueda estar realmente involucrado sentimentalmente en sus destinos.
¿Es Parasite un filme perfecto? Siendo esta una pregunta subjetiva, me atrevería a decir que esta muy cerca de serlo, pero sigo sintiendo que dentro de todo el perfeccionismo que lo compone, aparecen las grietas de un cine que tiene su nicho en la banalidad, lo cuál no tiene nada de malo pero se siente demasiado auto consciente a la hora de apelar al espectador, eso me produce desconfianza.

MauricioNoemi liked this review