Antiviral ★★★

Escrita y dirigida por Brandon Cronenberg con infulas e influencia clara del cine de su padre David.

En lo que es su ópera prima, Brandon nos muestra un futuro distópico, sucio y aséptico a partes iguales, donde la gente se inyecta enfermedades de famosos. Caleb Landry Jones realiza una gran actuación interpretando al trabajador de una corporación que vende e inyecta al público estos virus.

Las comparaciones son odiosas y la película no debe criticarse simplemente porque no llega al nivel de las obras del padre. Debe verse como un homenaje en sus primeros pasos en el cine que, aunque se le ven las costuras, queda un producto más que interesante y curioso para los fans de Cronenberg y el body horror.

Parece que después de casi 10 años tiene producciones anunciadas para el próximo 2020. Deseando ver algo nuevo del director.