High Noon ★★★★

Impecable la construcción del gran combate que da punto y final a la película.

A grandes rasgos, no hay una historia “épica” detrás de High Noon; no se visitan muchos escenarios -un plano, el de las vías del tren, se repite más de cuatro veces-, y a su protagonista se le percibe cansado. Pero lo que se encuentra es una asfixiante reflexión sobre el deber y las personas sobre las que recae, sobre el cómo se les da la espalda al llegar “la hora señalada”. Por eso Gary Cooper no se ensalza en grandes imágenes, sino que se mueve por el triste pueblo como un fantasma errante, esperando a que suceda lo inevitable.

Las películas clásicas que llegan a Netflix no suelen ser las mejores, pero se debe agradecer cuando llega un titulo tan bueno. Ojalá sea un paso más hacia un catálogo que abrace más al pasado. 

Muy recomendada. ¡Encima sale Grace Kelly!