Parasite ★★★★★

Festival de Cine de Morelia 2019
#6

Sí. Todo lo que se ha dicho de ella y más. Parasite es monumental.

Revisando y haciendo memoria a las películas que le he visto a Bong Joon-Ho, noto que me gusta mucho cómo retrata los núcleos familiares, cómo al hablar de cada una de las familias que protagonizan sus películas, desmenuza decenas de aspectos de la sociedad en la que viven, y cómo cada elemento de esa familia suele ser un personaje riquísimo que por sí solo daría para profundos e interesantísimos análisis. Ahí está la familia enfrentada a un horroroso monstruo come gente en The host, con su pusilánime padre y la valerosa hija que decide enfrentar al monstruo; ahí está la impresionante y brutal madre de Mother, decidida a proteger a su hijo a toda costa, a pesar de que sabe lo que ocurrió en realidad. Ese baile final es de los grandes momentos en la carrera del director. Y por supuesto, aquí están las familias retratadas en Parasite. Si todo lo hecho antes sirvió como ensayo para llegar a esto, qué cosa tan magnífica.

La familia Ki-Taek, quienes lentamente van apropiándose de la casa y que son tan fascinantes como espeluznantes con cada avance que tienen dentro del núcleo familiar de los Parks; los Parks, una familia que raya en la perfección enfermiza, en la pulcritud exacerbada que pareciera gritar que necesita un elemento en su vida que traiga el caos y para los que la familia protagonista funcionan a la perfección; la familia de la primera ama de llaves de la casa, que ya con el secreto que guarda da material para una película individual. Estos tres núcleos forman la perfecta familia disfuncional, la que necesariamente llegará a un punto de quiebre que terminará destruyendo a cada uno de sus integrantes.

El estudio que hace Bong Joon-ho con ellos me parece absolutamente brillante, la forma en que explora las diferencias sociales y las maneras en que cada estrato busca conseguir una mejor posición, llegando inclusive a perder todo rastro de humanidad. Cada uno de los personajes en “Parásitos” es genial y juntos forman un grupo que será difícil de igualar. La narrativa y la dirección son sorprendentes y la tensión crece a cada minuto hasta llegar a un final brutal y que a mí me pisoteó el corazón. Esa lectura final de aquella carta tiene que estar entre los momentos más increíbles del año.

Enorme.

Olevar liked this review