A Touch of Sin ★★★½

Mucho más que violencia.

Es tan sutil y brutal la crítica social que aborda esta película, tan bien segmentada con esas cuatro historias, presiona diferentes botones calientes de la sociedad China que aplican perfectamente a occidente.

Siempre me han interesado las películas que muestran los costumbrismos de China y Asia en general ya que que es una sociedad llena de enigmas y misterios para mi conocimiento, siempre paso por momentos difíciles al intentar interpretar, descifrar, analizar y entender algunas de sus formas, son tantos los factores de desconexión, la barrera de idioma, su ausencia en la cultura popular que me rodea y sin duda la barrera cultural que su gobierno impone con censuras como por ejemplo el "Great Firewall" son algunos de ellos, pero a veces también creo que simplemente es por mi percepción de sus costumbres que las encuentro completamente dispares a las de occidente, algo tan inmenso y a la vez tan ajeno, tan enigmático como interesante, tanto mundo me falta.

Me quedé con ganas de encontrarle una lectura de cultura política y analizar la representación de su sistema económico y su -debatido- gobierno autoritario, pero al menos yo, no encontré nada que responda específicamente a eso en gran capacidad, la llamaría agnóstica en ese sentido, por eso lo de que aplica perfectamente a occidente, sí encontré varias luces apuntando a su fuerte nacionalismo, pero eso pasa en la mayoría de las películas vengan de donde vengan, un tema que siempre me cuesta debatir dado mi exagerado rechazo y oposición al mismo.

Los símbolos con animales me recordaron a la genialidad de Tarkovsky.