Toy Story 4

Toy Story 4 ★★★½

Miren, para serles franca, yo nunca fui tan fan de Toy Story como tanta gente así que, quiero pensar, mi opinión es un poco más objetiva y fuera de la nostalgia. Y eso que me tocó por las fechas, la cosa conmigo es que tengo más preferencia por otros filmes de Disney, pero eso es otra historia.

Platicando con mi madre, me comentó que esta estuvo más "light" en cuanto a sentido emocional se refiere, haciendo la comparación con la entrega pasada. Yo creo absolutamente lo contrario, aunque también aclaro que soy de los que piensan que esta edición estuvo de más.

Vaya, sí, no fue muy profunda que digamos, pero sí tiene ciertos aspectos que es bueno mencionar y relacionar como reflejo de la incertidumbre actual que vive nuestra sociedad. Woody y Bo son dos polos opuestos y dos formas de reaccionar al cambio totalmente diferentes.

La aventura con Andy terminó y notamos cómo Woody es un juguete olvidado por su nueva dueña, quien al inicio estaba totalmente entusiasmada por tenerlo y jugar con él (y no me digan que qué perra es Bonnie porque no mamen, es una niña, cualquier ser humano que ha convivido con niños es consciente de que los niños toman un juguete y al día siguiente lo cambian por otro, así que afuera sus dramas/proyecciones pendejas). El dilema aquí es que, Woody es un personaje cuya lealtad construyó lo que es, su relación con Andy en esta película es una ancla al pasado, así como sus acciones posteriores; rescatar a Forky; la terquedad por hacer feliz a Bonnie; poner en riesgo la vida de sus amigos sin notar realmente si esto le hacía bien.

Aquí vale la pena preguntarse ¿hasta qué punto es bueno que llegue la lealtad? Ello deriva en un crecimiento importante para el protagonista que ya se vuelve el elemento identificador para el espectador, es decir, ya no somos Andy, ahora somos Woody. ¿Qué ha sucedido todos estos años? ¿hemos crecido? Pienso que Pixar quiso darle un cierre al juguete, más que a la entrega en sí. En la 3 no vimos el final de Woody, sí el de Andy.

El planteamiento de Forky también me parece interesante, este personaje se ve arrojado a un mundo que apenas conoce, que es incierto y, de pronto, le dicen lo "que tiene que ser" sin opción a ser algo más y él termina adoptando la idea a su manera, ¿les suena?

Otra cosa que me parece importante resaltar es que aquí El Villano brilla por su ausencia; ya no contamos con un oloroso Pit, un Sid o un Lotso, claro, está Bety, Bety, pero lo increíble aquí es que la trama nos permite notar que esta última es solo un juguete con una suma de sueños e inseguridades que tienen solución. Pixar se permitió mostrarnos claroscuros. ¿Demasiado positivo? ¿demasiado arriesgado? No sé, habría que darle otra vuelta para confirmar.

A mí sí me gustó. ¿Buena y entretenida? Sí. ¿Innecesaria? Totalmente.

Paulina liked this review