Ready Player One ★½

Segunda vez. Definitivamente menos doloroso pero sigo convencido de que ésta es una de las peores películas que Spielberg ha hecho. Su toque, de hecho, parece funcionar más en contra que a favor de la película, tratando de hacer pasar una distopia consumista como un legítimo mundo de aventuras en el que triunfa el que más se divierte y no el más dedicado consumidor de cultura pop. Se nota a ratos la voz de un creador horrorizado con su propia creación, pero sería más fácil aceptar estar interpretación si la figura del millonario James Halliday (Mark Rylance, canalizando un tímido Tommy Wiseau) no fuera tan simpática y la película por lo menos reconociera todas las formas en que el mundo virtual del OASIS es un monumental tributo a su propio ego. Disfruté más la actuación de Ben Mendelsohn, quien entre esto y 'Rogue One: A Star Wars Story' se está construyendo un nicho como un villano de blockbusters que nunca es tan poderoso como se cree (ansío verlo en 'Captain Marvel').

Reseña completa en: pegadoalabutaca.wordpress.com/2018/04/01/ready-player-one-comienza-el-juego/