Rush ★★★½

Es un entretenimiento del que solamente recuerdas cosas buenas. Su estilo visual está cargado de escenas potentísimas, que pesan. Y la música de Hans Zimmer le da un toque épico y casi hagiográfico a la rivalidad entre dos grandes deportistas.