Silver Linings Playbook ★★★

Una pareja de inestables emocionales se apoya mutuamente para salir adelante en otra de esas verborreicas comedias dramáticas que tanto le gustan a David O. Russell. Hay que admitir, eso sí, que la película fluye porque el guionista / director sabe canalizar el fatalismo inicial hacia conclusiones más digeribles. En el apartado interpretativo el más destacado es Bradley Cooper, aunque Jennifer Lawrence se llevara los aplausos por sus miradas extraviadas y su pose de chica mala de barrio residencial; que lo hace bien, pero no tanto como para haber ganado el Oscar. Excelente Jacki Weaver como la madre de Cooper y notable Robert De Niro metido a padre que intenta torpemente fabricar un vínculo con su hijo.