The Favourite

The Favourite ★★★★½

Lo que perdura hoy en día de la imagen de aquellos monarcas europeos de siglos pasados son retratos en los que salen con la mayor elegancia y solemnidad del mundo, y uno probablemente atraviese etapas enteras del desarrollo humano sin detenerse a pensar cómo habrán sido sus vidas cotidianas detrás de esas máscaras tan bonitas.

Pues resulta que no eran remotamente tan "correctas" como cabría de imaginar dados los tabúes y censuras y rechazos de la época. Al menos eso es lo que propone esta visión, una visión que no me parece del todo desfachatada, que me parece nomás razonable; cuando la reina y sus favoritas no están ocupadas tratándose con formalismos y protocolo, dan toda la rienda suelta que se les antoja a libertinajes y "depravaciones" que nada tienen que envidiarle a lo que harían más despreocupadamente las gentes hoy en día en este mundo más abierto y tolerante. Es más, ellas lo hacían más inescrupulosamente todavía porque no había quién les ponga freno ni las controle.

Se revela la intimidad de una reina solterona que, aunque gobierna en aposentos majestuosos rodeada de las más lujosas e impresionantes decoraciones, es totalmente miserable y totalmente pobre de espíritu y totalmente inestable psicológica y emocionalmente. Es como si acarreara consigo todas las crisis que toca vivir a lo largo de una vida, desde los berrinches infantiles y las hormonalidades adolescentes hasta la crisis de la edad adulta y el terror de la ancianidad ante la inminencia de la muerte.

Luchando por su favoritismo están estas dos primas que agarran y empiezan a jugar lo más sucio y despiadado que pueden, abriéndose paso a empujones mordiscos y arañazos para mantenerse a la cabeza de su apreciación. Se parecen a esta Rebeca y esta Amaranta de Cien Años de Soledad, solo que estas se pelean no por Pietro Crespi el bailarín italiano de los crespos rubios sino por una reina solterona medio loca que está en sus últimas. Mientras el país convulsiona por la guerra y el pueblo es azotado con impuestos caprichosos, la reina y sus pretendientes se preocupan solo por sus problemas de niñitas, encerradas dentro de su pequeña burbuja.

Está genial y bellísima.

A partir de cierto punto se siente que los problemas de niñitas ya duraron demasiado y que la trama continúa de manera forzada, pero la tensión y la incertidumbre de la escena final es fenomenal, provocan una inquietud única.

Cualquiera diría que quedé más que chocho de ver a Emma Stone bañarse y de ver el busto desnudo de Emma Stone y el escote de Emma Stone y el side boob de Emma Stone y la teta de Emma Stone y demás situaciones con Emma Stone pero es como que me da igual, ni que me gustara mucho Emma Stone, qué va. 8.5/10

Brian liked these reviews

All