Coming Home

Coming Home ★★★★½

Coming Home logra ser hermosa, y empiezo con esta simple frase porque sinceramente la película puede no ser perfecta, pero hay momentos que son tan bellos, que transmiten tanto sin siquiera uso de diálogo que ya vale la pena verla.
Momentos tensos, tristes y hermosos se plasman en pantalla, los cuales hacen nuestro corazón latir y sentirnos como los personajes, brillantemente interpretados por cada uno de los actores.
El problema es que el guion sigue mucho la formula de un melodrama clásico, haciendo uso de continuos clichés, en esos momentos, el filme se vuelve un poco aburrido, y sin embargo hay momentos los cuales nunca olvidaré, por lo que claramente no me arrepiento de verla.