The Irishman ★★★★½

Me parece superbonito que en una época en la que las series nos hacen hablar del consumo rápido (y casi acrítico), de ver episodios a 1.5x de velocidad, etc, venga Scorsese y se casque tres horas y media de película con toda la tranquilidad del mundo. Lo que me parece menos bonito (es un pero minúsculo) son los vericuetos digitales para quitar décadas al elenco protagonista, algo que perjudica de manera espectacular a un De Niro que brilla mucho menos que Pacino y que está a años luz de lo que se marca Joe Pesci casi sin despeinarse. También es cierto que su papel es el de un mandao, un hombre que parece pensar de verdad que lo único que está haciendo es ver pasar los años llevando a cabo su trabajo y siendo leal con los que le han apadrinado, alguien que por primera vez hace mínimamente creíble la manida frase de "yo sólo quería proteger a mi familia". Es el papel de alguien que sabe que lo que menos tiene que hacer es destacar.

Scorsese aparca los histrionismos y la perspectiva cool del mafioso que veíamos en Goodfellas y Casino, y pone el foco sobre esos personajes que aparecen en ambas de manera secundaria: los jefazos, con sus rostros hieráticos y sus gestos medidos. La mafia ya no es un camarero abriéndose paso por un restaurante abarrotado para ponerle una mesa en un lugar privilegiado a un joven recién llegado como Ray Liotta, sino conversaciones en voz baja de no más de cuatro frases con el mismo número de palabras en las que se decide la vida de alguien.

En fin, me ha maravillado y no le quitaría ni un minuto. Y quiero unas gafas como las de Pesci.

Adrian liked this review