The Wayward Cloud

The Wayward Cloud ★★★★

Cada plano de esta película tiene algo mágico, ya sea la composición o la presencia de sandías, burbujas y botellas de agua. También son encantadores los extraños ademanes de los actores: se suben a los muros o cantan. No obstante, me preocupa mucho que en la aguda crítica a la pornografía se repliquen vicios de esta industria explotadora. A veces lo explícito se supera con otros elementos del plano, pero otras veces es tan sólo demasiado. Me recordó mucho a Brecht, porque "El sabor de la sandía" además de ser a ratos un musical (con paraguas de sandía: gracioso y portentoso Hahahaha), también es afín a la comedia y también emplea el distanciamiento: filma planos prolongados en la cruel secuencia final, como para hacernos sufrir. Asimismo, nos distancia la mezcla de música melosa, el llanto de mujer y el cartón publicitario con la imagen de dos aeromozas sonrientes. Me esperaba la tranquilidad de "Walker" (2012) y me sorprendió la brutalidad.