Last Days Here

Last Days Here ★★★★

Me encanta Pentagram pero desconocía totalmente la historia de su cantante, Bobby Liebling y la verdad, me ha costado ver este documental. Es muy chungo, pero a la vez creo que lo he visto en el momento de mi vida que tenía que verlo. La adicción a las drogas y los trastornos mentales son males de los cuales (por desgracia) no soy ajeno, y verlos aquí llevados hasta sus últimas consecuencias me ha parecido muy duro. La película muestra la miseria y la destrucción tanto física como mental de un ser humano (a causa de las drogas) como yo nunca antes la había visto. Los niveles de intimidad a los que llegamos son bien profundos y aberrantes.
Si bien es un documental que habla de la vida de este señor y de su lucha por volver a controlarla, creo que en cierto sentido y aunque no sea plenamente consciente de ello, Last days here tiene también una serie de comentarios ocultos muy interesantes acerca de la sociedad estadounidense, la industria musical o los finales felices.
Es una bajona de documental pero a mí me ha encantado