Watchmen ★★★★★

Por una de esas maravillas de internet, ayer uno me tuiteó que Watchmen «entretiene, pero ese toque adulto y serio de antiheroes que prometía Snyder no se donde (sic) estará. Otra peli de superhéroes más».

Imagino que debía de haber visto otra película, porque no recuerdo ninguna otra película de superhéroes que deconstruya el género como esta, ni en la que los supuestos buenos incluyan a un fascista psicótico, un violador asesinaembarazadas, un ser tan superior a la humanidad al que esta ya se la suda, un cuarentón deprimido y... eh... una chica que... que... pues tampoco tiene mucho drama ella, la verdad.

Lo normal con las adaptaciones de tebeos es que tenga a hordas de fanpesaos enfurecidos quejándose de que se parece poco al cómic. En este caso, la cosa fue que se parecía DEMASIADO. No entiendo nada.

Es cierto que Watchmen se parece muchísimo al genial cómic (lo siento, nada de pijeríos de «novela gráfica») que adapta: hay planos y diálogos que son calcados, y la película no teme cascarnos escenas de flashbacks como la magistral sección del Dr. Manhattan que, oye, no avanzan la trama, pero son maravillosas, y es algo poco visto en el género. ¿Que los personajes reflexionan en vez de repartir estopa? ¡Pero cómo...!

Mención especial al uso de la música, que si bien chirría en el Hallelujah, nos da momentos poderosísimos como el entierro con The Sound of Silence o esa magistral secuencia de créditos iniciales con un Bob Dylan musicando el alzamiento y declive de los superhéroes en una sociedad distópica.

Qué queréis que os diga, a mí Watchmen me flipa. Es lo que hay.

Report this review