Jane Eyre ★★★½

Me fascina la sensibilidad de Fukunaga para mover la cámara y la capacidad de colocarla en el punto exacto para transmitir el mayor número de sensaciones posibles. Una delicia el trabajo conjunto con Goldman para recrear la luz de la Inglaterra del siglo XIX. Jane Eyre, un personaje perfectamente construido, con sus miedos, sus inquietudes, sus tormentos y sus ambiciones, y perfectamente interpretado por Wasikowska, realizando un gran trabajo de fuerza y contención.